domingo, 10 de enero de 2010

MS 13

 
Como una pandemia que no respeta fronteras geográficas, la pandilla de origen salvadoreño MS —nacida en el corazón de Pico-Union— ha llevado su carga endémica hasta el otro lado del Atlántico.Desde hace algún tiempo, la presencia de las letras “MS” (Mara Salvatrucha) pintadas sobre las paredes de algunas ciudades, ha pasado a formar parte del universo de pandillas latinas que han tenido un aumento en España. Un aumento que lleva el mismo ritmo que la inmigración latina a tierras españolas según Jesús María Corral Gómez, jefe de la Unidad de Planificación y Estrategia del Cuerpo Nacional de Policía de España.

“El aumento de los nacionales de cualquier país conlleva sus riquezas y también sus problemas”, expresó Corral Gómez a La Opinión durante un breve descanso en la reciente Cumbre Antipandillas celebrada en Los Ángeles. “En España el tema de los grupos juveniles que delinquen, se viene tratando de una forma novedosa desde que las pandillas latinas se han incrementado, y eso, porque ha aumentado la población latina en España”, agregó el funcionario.

Sobre si se ha detectado ya la presencia de la Mara Salvatrucha en España, Corral Gómez dijo que sí existe. “Pero como una gota de aceite en el océano”.

Y es que la presencia de miembros de la Mara Salvatrucha, que tuvo sus inicios en las calles de la zona de Pico-Union, parece no detenerse en las ciudades alrededor de Estados Unidos, donde ha sembrado el temor con su accionar en algunos vecindarios, al punto de ser considerada una amenaza “terrorista” por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, según Frankie Flores, miembro del Comité de Solidaridad con el Pueblo Salvadoreño (CISPES).

La MS ya tiene “franquicias” en países como Guatemala, Honduras y el sur de México.

Pero también en el tramo que recorren los inmigrantes centroamericanos por toda la región mexicana, según el comisario Ramón Pequeño de la Policía Federal mexicana.

La Mara Salvatrucha se formó inicialmente a principios de la década de los 80 en Los Ángeles con la llegada de los inmigrantes salvadoreños que huían de la guerra civil, según Flores, quien añade que al llegar a tierras angelinas, los salvadoreños iniciaron un grupo que buscaba protegerse de los ataques de la pandilla de la Calle 18, que en ese entonces dominaba ya el territorio.

Desde esos tiempos, la rivalidad histórica de ambas pandillas fue establecida y alimentada con dos factores importantes: el flujo migratorio constante y el inicio de las deportaciones masivas a territorio cuscatleco.

En El Salvador, la EMESE —como se autodenominan en ocasiones— encontró tierra fértil en un país armado por la guerra civil de 12 años y sus consiguientes problemas sociales y de desunión familiar.

Desde aquí, el grupo delictivo ha exportado a miembros a territorios fuera de las fronteras salvadoreñas, como Honduras y Guatemala, donde ciudadanos de esos países han ingresado a las filas del ejercito delictivo de la MS-13.

El subinspector de la Policía Nacional Civil de El Salvador, Nelson Cañas Cruz, quien también participó en la cumbre, considera que el fenómeno de aceptación de una pandilla salvadoreña en otras naciones, se ha dado con el tiempo y por cambio de “territorialidad” e “identidad” por factores económicos y de delincuencia.

“Este es un proceso evolutivo de las organizaciones de crimen organizado. Cuando el fenómeno de ingreso de dinero afecta a estas organizaciones, el fin entonces es otro: el de recaudar dinero de manera ilícita”, subraya Cañas. “Se empiezan a romper los patrones de territorialidad y de identidad. Ustedes pueden ver ya en EU que hay ya ciudadanos estadounidenses que son miembros de la familia MS, que antes era una pandilla enfocada en los latinos”, agregó.

Sólo en El Salvador, la PNC contabiliza cerca de seis mil miembros de la MS encarcelados en los centros penales del país y se estima que otros seis mil se encuentran en las calles. Según el FBI, en EU hay unos 10 mil pandilleros que pertenecen a la MS, distribuidos en 33 estados.

Sobre si preocupa a España la presencia de la MS, Corral dice: “No. No nos preocupa”.

Pero luego añade: “Nos preocupa, lo que pasa es que una labor mínima de inteligencia exige estar [alerta] ante cualquier mínimo chispazo, en esto de las pandillas, en el terrorismo, en todos los foros”, puntualizó.

“Los que nos han dado problemas en algún momento y mínimos, que representa el 0.01% de los delitos son los ‘Ñetas’, los ‘Latin King’ y los ‘Dominicas’”, expresó. “En algún momento conviven en la mismas ciudades y entre ellos han tenido enfrentamientos y lo que pasa es que nosotros en España no consentimos ni violencia, ni extorsiones”, agregó.

A pesar de que Corral minimiza el impacto de las pandillas latinas en territorio europeo, en 2007 España fue la sede de la Conferencia “Pandillas Juveniles y Gobernabilidad Democrática en América Latina y el Caribe”, auspiciada por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

El documento de memoria del seminario señala los crecientes reportes de prensa que señalan las actividades de las tres pandillas latinas antes mencionadas y ” el avivamiento y reorganización” de bandas como “skin-heads” que son de corte xenófobo.

“Este es un trabajo muy intenso de conocer las cosas por su peculiaridad”, dijo Corral.

“Los problemas están en todo el planeta, estamos en la globalización y en el fenómeno de la migración. Lo que nosotros queremos es que no nos llegue a afectar”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada